Todo lo que debes saber sobre los préstamos pignorados

prestamo pignorado

¿Estás pensando en pedir un préstamo y no sabes qué es un préstamo pignoraticio? Los préstamos pignorados son un tipo de préstamo en el que se da un aval, como una propiedad o un activo financiero, como garantía del dinero prestado. Las prendas, en este tipo de préstamo, garantizan al prestamista la devolución del dinero.

Los préstamos pignorados son ideales para quienes no tienen un historial crediticio suficiente o no disponen de las garantías necesarias para obtener un préstamo o un crédito de un capital superior al que necesitan. Las personas que optan por un préstamo pignorado obtienen, como resultado, mejores condiciones y tipos de interés.

📌 Tabla de Contenido
  1. ¿Qué es un préstamo pignorado?
    1. ¿Cómo funciona el Préstamo Pignorado?
    2. ¿Qué activos se pueden dar como garantía?
  2. Las ventajas de un préstamo pignorado
  3. Inconvenientes de un Préstamo Pignorado

¿Qué es un préstamo pignorado?

Un préstamo pignorado es un tipo de préstamo en el que, en lugar de firmar una garantía personal, la persona que concede el préstamo exige la entrega de un aval, como un bien o propiedad, en forma de garantía del préstamo. Este aval será el que cubra la devolución del dinero prestado en caso de no devolución del mismo, garantizando así los intereses del prestamista.

¿Cómo funciona el Préstamo Pignorado?

Generalmente el funcionamiento del préstamo pignorado consiste en que añades un bien al contrato, y este bien quedará en propiedad del banco como garantía de pago en caso de que no puedas devolver el préstamo. De este modo, el préstamo queda garantizado. El banco sólo reclama el bien si no puedes pagar las cuotas establecidas. Es importante tener en cuenta que si no devuelves el préstamo, pierdes el activo que sirve de garantía, por lo que debes estar muy seguro si quieres aceptar este tipo de préstamo.

¿Qué activos se pueden dar como garantía?

Cuando se trata de préstamos pignorados, se puede dar como garantía casi cualquier tipo de activo. Puede ser un activo líquido, como inversiones o ahorros, un activo en forma de joyas o piezas de arte, o un activo también en forma de hipoteca u otro préstamo. Un tipo de activo que no se puede pignorar son los planes de pensiones, ya que éstos están protegidos por ley.

Interesante:  Qué necesitas para abrir una cuenta en ING Direct

Las ventajas de un préstamo pignorado

Una de las mayores ventajas de los préstamos pignoraticios es que te ofrecen acceso a una financiación más barata. Esto significa que obtienes mejores condiciones y tipos de interés, ya que estás poniendo un bien como garantía de pago del préstamo.

Este tipo de préstamo es especialmente interesante para aquellas personas que tienen un perfil que no ofrece las garantías financieras que el banco o la entidad crediticia necesita para conceder un préstamo, o si simplemente desean evitar hipotecar su vivienda ante el riesgo de perderla.

Un préstamo pignorado es una excelente opción de financiación para aquellas personas que necesitan dinero, no ofrecen garantías suficientes para un préstamo, y quieren conseguir el dinero a un tipo de interés mejor. Sin embargo, es importante recordar que, en caso de no pagar el préstamo, se perderá el bien que sirvió de garantía. Teniendo esto en cuenta, siempre es importante considerar todas las opciones posibles antes de decidir qué préstamo se adapta mejor a tus necesidades.

En general podemos decir que las ventajas de un préstamo pignorado son:

  • Rentabilidad: Si bien no se puede utilizar el bien entregado durante la duración del préstamo, sí se puede seguir disfrutando de su rentabilidad como garantía al mismo tiempo. Por lo tanto, el préstamo pignorado debe considerarse como una buena forma de garantizar la operación sin tener que desprenderse de la propiedad.
  • Costos: Los gastos son menores al solicitar un préstamo con garantía hipotecaria, y los requisitos para conseguirlo son menores. Esto es especialmente útil para aquellos que buscan un préstamo sin tener que dejar de recibir los beneficios de su dinero ahorrado o invertido.
  • Mayor acceso a financiamiento: Si bien no se requiere presentar una garantía adicional, el hecho de que el activo esté asegurado mejora la solvencia de la operación. Esto significa que, al pignorar un bien, tendremos un mejor acceso a financiamiento, ya que los bancos son principales interesados en el bien ofrecido como colateral.
  • Mayor ahorro: Las cuotas mensuales pueden resultar mucho más baratas al reducirse el interés con el que se adquiere el préstamo. Esto permite que el prestatario ahorre con el préstamo, ya que puede pagar una cuota reducida
  • .Pagos Extraordinarios: Los préstamos pignorados permiten realizar pagos extra y reducir la cantidad total del préstamo principal hasta un 30%. Esto significa que el prestatario tendrá la capacidad de pagar el préstamo a un ritmo mucho más rápido siempre que sea capaz de hacer pagos extra, cosa que normalmente se refleja en un sueldo mayor.
  • Mantener la Propiedad: La característica principal de un préstamo pignorado es la capacidad de mantener la propiedad del bien entregado como garantía, siempre que el prestatario cumpla con los pagos mensuales del préstamo.
Interesante:  El mejor banco para solicitar una hipoteca online

Inconvenientes de un Préstamo Pignorado

Como todos los productos financieros, los préstamos pignorados también tienen ciertos inconvenientes. Estos incluyen los siguientes:

  • Riesgo de Perder el Activo: Si el prestatario no cumple los pagos mensuales, el banco tendrá derecho a recuperar el bien entregado como garantía. Esto significa que el prestatario corre el riesgo de perder el bien.
  • Alto Costo si los Pagos no se Cumplen: Si el prestatario no puede cumplir con los pagos mensuales, los intereses se acumularán y el costo del préstamo será mucho más alto. Por lo tanto, los prestatarios deben tener cuidado de no contraer deudas que no estén dentro de su presupuesto.
  • Costos de Formalización: La tramitación y el registro de un préstamo pignorado conllevan ciertos costes, como los gastos notariales. Estas tasas deben ser pagadas por el prestatario, por lo que deben tenerse en cuenta antes de concretar el préstamo.
¿Te ha resultado útil este post?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Usamos cookies para asegurar la mejor experiencia a todos los usuarios que nos visitan. Puedes leer nuestra Política de Cookies